↑ Return to Artículos

Six Feet Under (Crítica y Análisis de todos los Episodios)

INTRODUCCIÓN

El Lugar de Six Feet Under en la historia de la TV

por Guillermo Crespi

Cuando se discute acerca de las grandes series de TV de la historia, o de la más reciente “edad de oro” del medio (que para muchos comenzó a fines de los 90s gracias al canal de cable premium HBO), el nombre de Six Feet Under sólo aparece esporádicamente, casi con timidez. Mientras otros shows como The Sopranos o The Wire (ambos compañeros de canal contemporáneos de Six Feet Under) más algunos posteriores de AMC como Mad Men o Breaking Bad aparecen casi instantáneamente en la discusión peleando por el “primer puesto” -según el leal saber y entender de sus defensores-, la inclusión del show creado por Alan Ball en el panteón del prestigio televisivo parece ser solamente impulsada por un puñado de memoriosos o nostálgicos.

Tree-Wallpaper_crEsto no significa que Six Feet Under sea infravalorada; existe indudablemente cierto consenso acerca de que se trata de una serie de particular valor (en lo que respecta a mi área particular, no es menor el hecho de que el Writers Guild of America la haya ubicado entre las 20 series mejor escritas de todos los tiempos). Pero, en comparación con los otros ejemplos mencionados, prácticamente ha desaparecido del imaginario de los aficionados a la ficción televisiva. Al margen del reconocimiento de la WGA, cuando se la incluye en algún ranking rara vez aparece en los primeros puestos, y los libros publicados sobre el tema suelen relegarla a los apéndices, o a capítulos bautizados “series que hubiéramos cubierto de haber tenido más páginas”. Bien podría ser que, sencillamente, la serie no fuese tan buena como la recordamos, y que el lugar que el paso de los años parece haberle dado esté suficientemente justificado. Pero llama la atención que a la hora de defenderla o recomendarla, las razones expuestas habitualmente son vagas e imprecisas: se la ubica en puestos intermedios en base a recuerdos nebulosos e imágenes distantes. Podría decirse que más que críticas y análisis, lo poco que puede encontrarse en la web sobre esta serie son recuerdos compartidos: que el primer episodio era particularmente bueno, que el final es uno de los mejores de la historia, que tal o cual trama funcionaba mejor o peor… y no mucho más. Fiel a su nombre, Six Feet Under ha quedado enterrada en la historia, mayormente inmune a revisiones o re-evaluaciones.

Las razones principales de esta situación no son difíciles de deducir. La historia de la familia Fisher y la funeraria que administran pone a la muerte en primer plano episodio a episodio; temática que estamos entrenados a evitar a toda costa. Y la insistente y agotadora represión emocional de sus protagonistas consigue espantar a varios de los que se animan a echarle un vistazo. En lo personal, sin embargo, creo que la clave para entender el recurrente lugar secundario en que se ubica a esta serie reside en lo siguiente: los que sí nos hemos lanzado por completo a indagar en la gris existencia de los Fisher, y que en ocasiones empujamos por incluir la serie en las conversaciones pertinentes (o publicaciones profesionales), hemos visto la serie una sola vez… y hace muchos años.

FishersEs que, desde ya, el universo de Six Feet Under difícilmente invita a futuras visitas. Una vez que se ha acompañado a Nate, David, Claire, Ruth y Brenda a través de sus prolongadas miserias, la sensación es que, dada una segunda oportunidad, sería mejor perderlos que encontrarlos. Y para analizar, para comparar, para pensar una serie compleja, naturalmente no alcanza con verla una sola vez. Pero, ¿quién querría pasar por semejante turbulencia emocional dos veces? De esta forma es que arribamos a los comentarios de memoria, a los vagos recuerdos, a las impresiones caducas. Gracias a esta falta de difusión y a una mayor facilidad de encontrarse con otras series del mismo período (The Sopranos sigue siendo recomendada y discutida con frecuencia, mientras que a la fecha no hay planes para reeditar Six Feet Under en HD, por ejemplo), cada vez menos gente se entera de la existencia de las 5 temporadas y 63 episodios protagonizados por los Fisher.

Desde ya, yo también vi Six Feet Under hace años y una sola vez. En comparación, tengo por costumbre rever The Sopranos y The Wire cada dos o tres años. Y en el caso particular de Mad Men -que a diferencia de las otras terminó recientemente- está en mis planes verla por segunda vez, por disfrute y para formar una opinión más sólida. La diferencia radica en que en su caso particular, no necesito otra vuelta para ubicarla entre las grandes. Habiendo pasado tantos años, no puedo tener la misma certeza con Six Feet Under. Cada tanto me pregunto si será tan buena como la recuerdo, y me intriga determinar si se ha sostenido con el tiempo o no. Así que, tras una década construyendo cierta paz interior -sin la cual esta serie puede convertirse en una invitación a la hipocondría-, he decidido que ha llegado el momento de darle a Six Feet Under un segundo visionado, y de transformar mis propias impresiones (que la última temporada fue contra todo pronóstico la mejor, que la tercera fue terriblemente oscura y deprimente, etc., etc.) en opiniones documentadas.

Teniendo en cuenta que los análisis sobre la serie escasean, y que una de las cosas que más me motivan es la oportunidad de aportar allí donde creo que falta, me propongo poner en juego el entrenamiento que años de docencia y escritura me han dado para intentar determinar si valdrá la pena incluir a Six Feet Under en el podio de la TV de ficción… o si su erosión en popularidad y reconocimiento tendrán más fundamentos que los que quedaron en nuestras memorias.

¡Espero que lo disfruten!

Ir a TEMPORADA 1 >>

Ir a TEMPORADA 2 >>

¡El resto de las temporadas, pronto!