↑ Return to Top 10 Episodios de TV

Top Ten TV – Puesto N° 1

01) The Wire

1) THE WIRE – “Final Grades”

Temporada 4, Episodio 13. Primera Emisión: 10 de diciembre de 2006. Duración: 78 minutos. Historia de David Simon & Ed Burns. Guión de David Simon. Dirigido por Ernest Dickerson.

La elección más difícil de toda la lista, y no sólo por ser el primer puesto: ¿Cómo elegir un episodio de una serie en que cada uno es un engranaje inseparable de una maquinaria más grande? Mi solución: elegir la conclusión de su mejor año. Coincidentemente, tal como en el caso del puesto anterior, estamos ante una serie de HBO en su final de cuarta temporada y con un episodio particularmente largo.
Se podría reducir “The Wire” -si se me permite la herejía- a la historia de una ciudad, disfrazada de policial. Cada una de sus cinco temporadas tiene una unidad temática, retomando tramas de la anterior y ampliando el relato a nuevas áreas de la ciudad de Baltimore: primero la “guerra” contra el narcotráfico, luego la decadencia del trabajo portuario, la política y los intentos de reforma, la educación, y finalmente los medios.
Es una serie que muestra cómo y por qué las cosas no cambian, y lo hace a través de uno de los elencos más numerosos que haya visto la TV. Y sí, claramente estoy entre los muchos que la consideran una de las mejores series (quizás la mejor) de la historia.
“Final Grades” es el último episodio de la temporada que tiene como eje temático la educación. A pesar de tener un gran número de tramas en paralelo, la principal sigue a cuatro chicos de las zonas menos acaudaladas de Baltimore (o sea, las que no aparecen en “Hannibal”) a través de un año de escuela, con un ex policía como su nuevo profesor de matemáticas. El impacto emocional de la tragedia por la cual tienen que pasar estos chicos sólo por crecer en un ámbito que no les da muchas más chances que meterse en la venta o consumo de drogas es incomparable.
Aunque, a favor de la serie, no todo es tragedia y oscuridad: no hay golpes bajos sino crudez y honestidad, matizados –menos mal- con humor constante.
E inclusive algunos pequeños, casi microscópicos triunfos y momentos de esperanza. Que es la dosis en que suelen aparecen en la vida real.

Fragmento de Diálogo:

PARENTI: “Conseguimos el subsidio, estudiamos el problema, proponemos soluciones. Si escuchan, escuchan. Y si no, sigue siendo una gran investigación. Lo que publiquemos va a llamar mucho la atención.”

COLVIN: “¿De quién?”

PARENTI: “De otros investigadores, académicos.”

COLVIN: “¿¡Académicos!? ¿Qué van a hacer, estudiar tu estudio? (ríe y sacude la cabeza) ¿Cuándo cambia esta mierda?”

Posibilidad de disfrutar del episodio sin seguir la serie:

Prácticamente imposible, por las razones antes descriptas: docenas de personajes y tramas que vienen desarrollándose por años. El impacto emocional del episodio sólo tiene sentido contemplando la construcción previa. ¿Quién dijo que era fácil disfrutar de lo mejorcito? Esto no es una invitación a ver el episodio, es una invitación a ver “The Wire”. Más de una vez.

Anexo

Estas son algunas otras series consideradas para esta lista, lo cual quiere decir que las vi así que no hace falta que me las recomienden:

“Monty Python’s Flying Circus”, “Twin Peaks”, “Breaking Bad”, “Battlestar Galactica” (2003), “Game of Thrones”, “Babylon 5”, “Lost”, “Downton Abbey”, “Fawlty Towers”, “South Park”, “The Critic”, “Band of Brothers”, “The Twilight Zone”, “24”, “Brigada Cola”. La última es un chiste. Ah, y sí, vi “Blink” de Doctor Who.

Quizás en algunos años cuando vea las “grandes” series que me faltan, la actualice. ¡Paciencia!

boton_back_introboton_back_02

¡Los comentarios son bienvenidos!